Rabia

 

Virus de la rabia

Rabia

 

La rabia es una enfermedad de origen viral, que se encuentra en los animales domésticos y salvajes. Constituye un importante problema de salud pública en los países en vías de desarrollo, en particular por la existencia de perros callejeros enfermos. La rabia provoca, aún hoy en día, la muerte de 55.000 personas por año. (24)

Síntomas de la rabia

Luego del contagio, el virus se multiplica en las células de los músculos próximos a la herida, se traslada hasta el sistema nervioso central y se disemina luego por todo el organismo. El período de incubación es de 2 a 3 meses, en promedio, pero puede durar también solo algunos días o, incluso, años.
La enfermedad comienza con un dolor o sensación anormal en la herida y se manifiesta, luego, por varios síntomas: fiebre, anorexia, náuseas, vómitos, cefalea, malestar y letargia.
En el estadio agudo, se observa un cuadro de encefalitis. Existen dos formas: la rabia muda o paralítica y la rabia furiosa. En ambas, la enfermedad evoluciona hasta el coma y la muerte, en solo algunos días.

Epidemiología y vacunación contra la rabia

La rabia se transmite, por lo general, por la saliva de animales infectados, a través de mordeduras, rasguños o lamidos sobre la piel lastimada o la mucosa.
En la actualidad, la vacunación constituye el único tratamiento eficaz contra la rabia y permite neutralizar el virus antes de que llegue al sistema nervioso central, pues si se ha alcanzado esa etapa, la enfermedad ya es fatal.

Referencias: 

24 - Rabies; WHO Fact Sheet N°99 revised September 2006:

http://www.who.int/mediacentre/factsheets/fs099/en/