Viruela

 

Variola virus

Viruela

 

La viruela es una enfermedad grave y contagiosa causada por el Variola virus, perteneciente a la familia de los Orthopoxvirus. Se piensa que la viruela se originó hace unos 3.000 años en India o en Egipto y es una de las enfermedades más devastadoras que ha conocido la humanidad. Durante siglos, sucesivas epidemias se extendieron por los continentes, diezmando la población y cambiando el curso de la historia. La viruela se erradicó gracias a un programa de vacunación mundial de colaboración dirigido por la Organización Mundial de la Salud. El último caso natural conocido apareció en Somalia en 1977.

Síntomas de la viruela

El periodo de incubación de la viruela es normalmente de 12 a 14 días, durante los cuales no hay evidencia de presencia del virus.
Al periodo de incubación le sigue la repentina aparición de síntomas gripales, incluyendo fiebre, malestar, dolor de cabeza, postración, dolor de espalda fuerte y, menos frecuentemente, dolor abdominal y vómitos. Dos o tres días más tarde, la fiebre desciende y el paciente se siente algo mejor, momento en el que aparece la erupción característica, primero en el rostro, manos y antebrazos, y luego de unos días, progresa al tronco. Los abultamientos resultantes se llenan con un fluido claro y más adelante con pus. Luego forman una costra que eventualmente se seca y cae. Todas las lesiones en una zona dada progresan juntas siguiendo estas etapas.
Las secuelas son cicatrices y ceguera.
La viruela era mortal hasta en un 30% de los casos.

Epidemiología y vacunación contra la viruela

La viruela solamente afecta a humanos. La enfermedad se transmite después de que la fiebre haya comenzado y durante la primera semana de erupción, a través del contacto respiratorio o a través de ropa de cama o vestimenta contaminada. Existe una vacuna para proteger contra la viruela que fue una herramienta esencial en la erradicación de la enfermedad. La vacuna no contiene el Variola virus que causa la viruela, sino un virus estrechamente relacionado denominado Vaccinia virus.
La viruela ya no ocurre de forma natural, pues se erradicó totalmente tras un largo y concienzudo proceso, que identificó cada caso y a sus contactos, y se aseguró de que todos fueran vacunados.
La vacuna contra la viruela llevó a la erradicación mundial de la enfermedad, certificada por una comisión de científicos eminentes en diciembre de 1979, y posteriormente aprobada por la Asamblea Mundial de la Salud en 1980. Hasta entonces, la viruela había matado a millones de personas.

Las vacunas contra la viruela

Después de los atentados del 11 de septiembre de 2001, como productor de la vacuna, sanofi pasteur ha tomado la iniciativa de poner a disposición de las autoridades sanitarias de diferentes países las restantes reservas de la vacuna de la viruela. Estos países incluyen Francia y los Estados Unidos.
Para poder anticiparse a un potencial ataque de bio-terrorismo, Sanofi Pasteur ha desarrollado igualmente una vacuna contra la viruela de segunda generación. En 2008, Sanofi Pasteur adquirió Acambis, una compañía que también produce una vacuna contra la viruela.

Referencias: 

Organización Mundial de la Salud. Páginas de la viruela (ruta: Programs and projects / Epidemic and Pandemic Alert and Response (EPR) / Diseases covered by EPR / Smallpox), disponible en
http://www.who.int/csr/disease/smallpox. Visitado en noviembre 2008